Historia de los toldos

949 20 71 03
Historia de los toldos

Gracias a los estores enrollables en Guadalajara vamos a enseñarte la historias de los toldos.

En el Coliseo romano fue donde nacieron estas tan usadas lonas desplegables, llamadas velarios. El nombre proviene de las velas de los barcos, usando el mismo tipo de tela que estos. Tras comprobar que existían materiales más ligeros como el lino, fueron sustituidos. Para desenrollar el velario, usaban un conjunto de cuerdas que permitían tanto el desdoble como el enrosque.

No fue hasta 1889, en París, cuando pudimos observar el moderno toldo fabricado por Fabre, el cual poseía un brazo que hacía más fácil su desdoble. Su uso fue para proteger del sol a los trabajadores y bajar la temperatura interior de los locales. Se fue popularizando poco a poco en cada uno de los comercios franceses hasta hacerse con multitud de países y tan famosos como los estores enrollables en Guadalajara.

A España llegó en 1936, cuando un trabajador catalán lo trajo tras una visita a París, viendo claramente un nicho económico y potencial. Este empleado lo era de la empresa Estape y cuenta que mientras tomaba café, se fijó en esta lona, pensando que así podrían los clientes sentarse fuera del comercio sin pasar calor.

Actualmente la técnica es mucho más moderna y con gran calidad y de diferentes tipos. Podemos encontrar toldos de brazo extensible o articulado, monoblock, cofre, punto recto, veranda, vertical, corredero, garden rain o de capota. Dentro de ellos están los que se pueden retirar de manera automática, manual e incluso por sensor. Su material puede ser de tela, microperforada o acrílica. Cada tipo se adapta a una situación distinta y bien diferenciada. Tanto si su uso es plenamente para jardín o para cubrir ventanas.

Ponte en contacto con Toltec Guadalajara para que te asesoremos con la mejor atención y calidad. Podrás elegir el tipo de toldo que mejor se adapte a tus necesidades.

haz clic para copiar mailmail copiado